Al mal tiempo... Teru Teru Bozu

08 marzo 2013

Con la proximidad del buen tiempo el invierno, deseoso de no hacernos olvidar su presencia, acomete sus últimos coletazos en forma de generosos aguaceros que, al menos en el centro de la península, hace que añoremos la viva luz del astro rey desaparecida hace unos días. Pensando en una posible solución, bien consciente de mi condición humana, he recordado una vieja costumbre nipona que resulta perfecta para esta situación. Amuletos, una buena carga de fe, bastantes risas y la esperanza de que mejore el día son buenos alicientes.

El Teru Teru Bozu (てるてる坊主) es un muñeco tradicional japonés empleado, sobre todo por los niños, en los días lluviosos con el fin de que mejore la situación climatológica atrayendo el buen tiempo, especialmente cuando se aproximan las vacaciones, un viaje o un acontecimiento importante. La popularidad de este muñeco se remonta al periodo Edo (también conocido como Tokugawa 1603 - 1868), cuando al parecer, según cuenta la leyenda, durante una época de lluvias que amenazaban con arruinar la cosecha de arroz, un monje prometió a los agricultores detener las aguas y traer el sol de regreso, pero al no conseguirlo terminó siendo ejecutado. Si tenemos esto en cuenta la traducción de la palabra puede que no resulte extraña, pues Bozu se refiere a los antiguos monjes budistas que llevaban la cabeza afeitada, mientras que Teru Teru es una broma en relación al brillo del sol sobre una testa calva. 


En aquel entonces al fabricarlo había que recitar las siguientes palabras: "sacerdote del buen tiempo, por favor, deja que mañana haya buen tiempo". Hoy en día se canta una canción bastante popular:

Teru-teru-bozu, teru bozu                          Teru-teru-bozu, teru bozu
Ashita tenki ni shite o-kure                         Haz que mañana haga un día soleado
Itsuka no yume no sora no yo ni                Como el cielo una vez en mi sueño
Haretara kin no suzu ageyo                       Si está soleado te daré un cascabel dorado

Teru-teru-bozu, teru bozu                          Teru-teru-bozu, teru bozu
Ashita tenki ni shite o-kure                        Haz que mañana sea un día soleado
Watashi no negai wo kiita nara                Si haces que mi sueño se vuelva realidad
Amai o-sake wo tanto nomasho               Nosotros beberemos mucho vino dulce de arroz

Teru-teru-bozu, teru bozu                        Teru-teru-bozu, teru bozu
Ashita tenki ni shite o-kure                       Haz que mañana sea un día soleado
Sore de mo kumotte naitetara                 Pero si está nublado y tú estás llorando
Sonata no kubi wo chon to kiru zo          Entonces, yo te cortaré la cabeza

  
Hacerlo es muy sencillo. Para el cuerpo se puede emplear un trozo de tela blanco o papel tisú (en mi caso he utilizado un viejo pañuelo). La cabeza se rellena con algodón, papel de aluminio u otro material al que se le pueda dar forma esférica. Se decora la cara al gusto de cada uno, ya sea cosiendo, pegando o dibujando. Finalmente se cuelga con un trozo de cordel o un hilo en la ventana. Debemos colocarlo con la cabeza hacia arriba si pretendemos ver el sol, pues si lo dejamos hacia abajo significará deseo de atraer lluvia.



En Japón se pueden ver en cualquier parte del país, ya sea en la ciudad o en el campo, pero no es tan fácil encontrarlos, como es obvio, en cualquier estación. En mi caso los pude ver por primera vez en la villa de Takayama, en los famosos Alpes Nipones. La verdad es que funcionó a la perfección, pues pese al frío y la nieve los días que estuvimos allí no sufrimos precipitaciones y nos acompañó el buen tiempo.

Así que ya sabéis, si no os gusta el clima y queréis instaurar una pequeña tradición asiática en vuestro hogar más fácil creo que no puede ser. ¡Animaos! 


4 comentarios :

  1. En Alicante es complicado verlo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por allí no os suelen hacer falta, jejeje

      Eliminar
  2. Recuerdo que hasta que estuve en Japón, en el único lugar donde había visto este muñeco era en la F1 cuando existía en equipo de Honda, la verdad que estos japoneses tienen inventos chulos para todo.

    Creo que por el sur va siendo hora de montar uno de esos, que llevamos un invierno demasiado largo para lo que suele ser por aquí xDDD

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a todo le intentan buscar solución de la forma más original. Curioso lo de la F1 que comentas, nunca he sido muy aficionado al mundo del motor, pero está bien saber estas cosas, jajaja. Aquí el invierno también se nos está haciendo un poco largo, a ver si empieza a mejorar!!!
      Un saludo!!!

      Eliminar