Catando el museo de cerveza Sapporo

05 abril 2017



Aquellos que me conocen saben que mi afición por la cerveza iguala casi a mi pasión por viajar. De hecho ambos conceptos suelen enlazar a la perfección y alguna vez el tema ha pasado por estas líneas, como en el pequeño reportaje que hice sobre las cervezas de Vietnam. En esta ocasión el enfoque es un poco diferente, pues creo que gustará tanto a los aficionados al “zumo” de cebada, como a los menos entusiastas. 


Museo de cerveza Sapporo


Aprovechando nuestra visita a la ciudad de Sapporo, hogar de una de las marcas de cerveza japonesa más conocidas internacionalmente, no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar el museo dedicado a la misma, ubicado en una antigua cervecería de finales del siglo XIX. En su interior se recoge la historia de la cerveza en Japón así como su proceso de fabricación y los cambios que han tenido lugar desde que comenzó la producción. 


Exposición en el museo de cerveza Sapporo


Ya solo por ver el edificio merece la pena acercarse. Inicialmente fue construido por la compañía azucarera de Sapporo en 1890, donde refinaban azúcar a partir de remolacha. Tras la primera guerra chino-japonesa en 1895 la popularidad de las fábricas taiwanesas aumentó y el valor de la empresa comenzó a decaer, hasta que finalmente en 1903 vendieron la propiedad a la compañía cervecera. 


Entrada al museo de cerveza Sapporo


En lo que respecta a la historia de la cerveza, a nivel nacional ya se conocía desde el siglo XVII, introducida por los comerciantes holandeses que residían en Nagasaki. Sin embargo, su producción no llegó a Hokkaido hasta comienzos de la era Meiji, con la apertura del país a los extranjeros, siendo los americanos los pioneros, aunque su objetivo principal en un primer momento fue desarrollar el cultivo de la remolacha. La marca Sapporo se creó en 1876 como parte de los planes del gobierno para el desarrollo de la región. 


Carteles de izakaya de cerveza Sapporo


Dentro del museo de cerveza Sapporo encontramos múltiples elementos relacionados con la marca desde sus comienzos, incluyendo carteles tallados en madera que lucían a la entrada de las viejas tabernas, botellas y otros recipientes y embalajes que se remontan a tiempos de la Segunda Guerra Mundial, así como anuncios de lo más diverso, haciendo alusión algunos a la promoción en distintos países incluida España. 


Botellas de cerveza Sapporo


Una vez cumplido el recorrido tenemos la opción de culminarlo por todo lo alto y completar la paleta de sentidos probando algunas de las cervezas de la marca. Por un precio más que asequible (especialmente si tenemos en cuenta que la entrada al museo es gratuita) podemos optar por una cata que incluye un trio de espumosas seleccionadas. En nuestro caso, tras varios tragos y algo más felices y “animados” que cuando comenzamos la visita, nos despedimos con un brindis por Sapporo con su líquido elemento. 


Cata de cervezas Sapporo en el museo

Cartel promocional cerveza Sapporo

Visitando el museo de cerveza Sapporo

No hay comentarios :

Publicar un comentario